¿COMO ACEPTAR A CRISTO EN NUESTRA VIDA?

Dios te ama, y tiene un plan maravilloso para tu vida

Los textos que vera a continuación y que están contenidos en esta sección, de ser posible, debe leerlos directamente en su Biblia.

El amor de Dios  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (San Juan 3:16)

El plan de Dios  Cristo afirma: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” .Una vida completa y con propósito. (San Juan 10:10b)

Todos somos Pecadores

El hombre es PECADOR y está SEPARADO de Dios; por lo tanto no puede conocer ni experimentar el amor y el plan de Dios para su vida.

El hombre es pecador, tú lo eres y  todos lo somos
“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:23)

El hombre fue creado para tener comunión con Dios, pero debido a su terca voluntad egoísta, escogió su propio camino y su relación con Dios se interrumpió. Esta voluntad egoísta caracterizada por una actitud de rebelión activa ó indiferencia pasiva, es evidencia de lo que la Biblia llama pecado.

El hombre está separado de Dios
“Porque la paga del pecado es muerte…” [ o sea separación espiritual de Dios.] (Romanos 6:23)

Dios es santo y el hombre pecador. Un gran abismo los separa. El hombre está tratando continuamente de alcanzar a Dios y la vida en abundancia, y cruzar este abismo de separación mediante sus propios esfuerzos: la religión; la moral; la filosofía; las buenas obras; pero la única manera de llegar a Él es reconociendo nuestros pecados.

Jesucristo murió en nuestro lugar

Jesucristo es la UNICA provisión de Dios para el pecador. Solo en Él puede usted conocer y experimentar el amor y el plan de Dios para su vida.

El Murió en Nuestro Lugar
“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

Dios es santo y el hombre pecador. Un gran abismo los separa.
El Resucitó 
“Cristo murió por nuestros pecados… fue sepultado, y… resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;… apareció a Cefas, y después a los doce apostoles. Después apareció a más de quinientos…” (1 Corintios 15:3-6).

Es el Único Camino 
“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí” (San Juan 14:6).

Dios ha cruzado el abismo que nos separa de El al enviar a su Hijo, Jesucristo, a morir en la cruz en nuestro lugar.

Debemos recibir a Cristo

Debemos individualmente RECIBIR a Jesucristo como Señor y Salvador para poder conocer y experimentar el amor y el plan de Dios para nuestras vidas.

Debemos Recibir a Cristo
“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” (San Juan 1:12)

Recibimos a Cristo Mediante La Fe
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8-9)

Recibimos a Cristo Por Medio De Una Invitación Personal:
Cristo dice: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él…” (Apocalipsis 3:20).

El recibir a Cristo comprende un cambio de actitud hacia Dios, confiar en Cristo, para que El entre a nuestras vidas y perdone nuestros pecados.

USTED PUEDE RECIBIR A CRISTO AHORA MISMO

Póngase a Orar, y hable con Dios

Dios conoce su corazón y no tiene tanto interés en sus palabras, sino más bien en la actitud de su corazón. La siguiente oración se sugiere como guía.

Señor Jesucristo: Gracias porque me amas y entiendo que te necesito. Te abro la puerta de mi vida y te recibo como mi Señor y Salvador. Ocupa el trono de mi vida. Hazme la persona que tú quieres que sea. Gracias por perdonar mis pecados. Gracias por haber entrado en mi vida y por escuchar mi oración según tu promesa.

¿Expresa esta oración el deseo de su corazón?
Si lo expresa, haga esta oración ahora mismo, y Cristo entrará a su vida según Su promesa.

¿Cómo estar seguro de que Cristo mora en su vida?
¿Invitó a Cristo a entrar en su vida? De acuerdo con Su promesa en Apocalipsis 3:20, ¿Dónde está Cristo? Cristo dijo que entrará en su vida. ¿Le engañaría Él? ¿En qué basa su seguridad de que Dios contestó su oración? En la fidelidad de Dios mismo y Su Palabra.

La Biblia promete vida eterna a todos los que reciben a Cristo
“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en Su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios” (I Juan 5:11-13).

Agradézcale siempre porque Cristo está en su vida y que nunca le abandonará (Hebreos 13:5). Puede estar seguro que el Cristo vivo mora en usted y que tiene vida eterna desde el mismo momento en que lo invitó a entrar confiando en Su promesa. Él no le engañará.

Si Ud. Realizo esta Oración, nos complacería conocerlo y orar por Ud. en esta su nueva vida, por favor escribanos, haciendo clic desde Aquí, escribiendo en el Titulo de Mensaje – Nuevo Creyente.

Ahora que ha recibió a Cristo

En el momento en que usted, en un acto de fe, recibió a Cristo, muchas cosas ocurrieron. He aquí algunas de ellas:

  • Cristo entró en su vida (Apocalipsis 3:20 y Colosenses 1:27).
  • Sus pecados le fueron perdonados (Colosenses 1:14).
  • Usted ha llegado a ser Hijo de Dios (San Juan 1:12).
  • Comenzó a vivir la gran aventura para la cual Dios le creó (San Juan 10:10, 2 Corintios 5:17 y 1 Tesalonicenses 5:18).

¿Puede usted pensar en algo más extraordinario que le haya ocurrido que el recibir a Cristo? ¿Le gustaría dar gracias a Dios en oración ahora mismo por lo que Él ha hecho por usted?

El acto mismo de dar gracias a Dios es una demostración de fe.

Siga los siguientes consejos

El crecimiento espiritual es el resultado de permanecer confiando en Jesucristo. “El justo por la fe vivirá” (Gálatas 3:11). Una vida de fe le capacitará para confiar a Dios cada vez más en todo detalle de su vida y para practicar lo siguiente:

C onverse con Dios en oración diariamente (San Juan 15:7).

R ecurra a la Biblia, estudiándola diariamente (Hechos 17:11). Principie con el Evangelio de San Juan.

I nsista en confiar a Dios cada aspecto de su vida (1 Pedro 5:7).

S ea lleno del Espíritu de Cristo – permítale vivir Su vida en usted (Gálatas 5:16-17; Hechos 1:8).

T estifique a otros de Cristo verbalmente y con su vida (San Mateo 4:19, San Juan 15:8).

O bedezca a Dios momento a momento (San Juan 14:21).